Compañeros de Samir Flores denuncian hostigamiento; se cumplen 3 meses del asesinato sin detenidos ni avances en la investigación

Este 20 de mayo se cumplieron tres meses del asesinato de Samir Flores Soberanes, defensor de la tierra y principal opositor al Proyecto Integral Morelos, sin que hasta el momento exista algún detenido y, tampoco avances concretos en las investigaciones que permitan esclarecer el homicidio. 

Por ello, habitantes de Amilcingo, comunidad indígena del municipio de Temoac y pueblos solidarios, protestaron en la Fiscalía General  Estatal (FGE), situada sobre la Avenida Emiliano Zapata al norte de Cuernavaca, para denunciar la dilación y omisiones de la dependencia a cargo de Uriel Carmona Gándara. 

En voz de Jorge Velázquez, compañero de lucha de Samir, criticaron que ha pesar de que las líneas de investigación se ampliaron hacia  su labor periodística y sus actividades como luchador social, prevalece la improvisación y la falta de seriedad.

“Casi un mes después del asesinato de Samir se presentaron los investigadores de la Fiscalía al lugar de los hechos para levantar pruebas, incluso se les tuvo que prestar herramientas, ya que no iban preparados con lo necesario”, dijo.

Denunciaron que la fiscalía estatal ha ignorado las solicitudes de los abogados del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Morelos, Tlaxcala y Puebla (FPDTAMTP), de citar a declarar a personas que se considera, podrían aportar información para las  investigaciones. 

Sin embrago, las autoridades se han ocupado de enviar citatorios a los compañeros de Samir, con el pretexto de que son parte de las investigaciones, hasta llegar al acoso. 

“Ya son tres meses sin nuestro compañero, tres meses sin sus programas al aire (en la Radio Comunitaria Amilkinko), sin su presencia en la asamblea, en su casa y en nuestras vidas. Tres meses de que el pueblo de Amilcingo, junto con otros pueblos, colectivos y organizaciones hemos exigido justicia”, destacó Jorge, vocero de la asamblea de la comunidad de Amilcingo. 

Quien advirtió que “no permitiremos que su caso quede impune, no permitiremos que nos quieran imponer verdades históricas , ni chivos expiatorios sobre su asesinato”.

Explicó que el asesinato de Samir “fue un asesinato político, porque sucedió en un contexto político y fue por su labor en defensa de derechos humanos y comunicador indígena. No permitiremos que desdibujen las razones de su muerte a versiones infundadas que pretenden desviar la gravedad de su asesinato, en un contexto donde se ha incrementado gravemente el asesinato de defensores de derechos humanos, de defensores del territorio y de periodistas, mientras el gobierno no hace nada”, destacó.

La protesta estuvo acompañada de un bloqueo en la Avenida Emiliano Zapata, una de las vías de comunicación más importantes en la ciudad, a la altura de la fiscalía, para obligar a Uriel Carmona a darles audiencia. 

El cierre de la avenida permaneció por casi siete horas y el funcionario nunca les dio la cara.

Por ello, decidieron trasladarse a la caseta de Tepoztlán donde realizaron un mitin levantando las plumas y permitiendo libre acceso. 

Durante la jornada de protesta, los autodenominados Samiristas, informaron que tras la muerte de Samir, en Amilcingo se ha perdido la tranquilidad y varios de sus compañeros temen por su seguridad e integridad física y han sufrido hostigamiento, por lo que se han incorporado al Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y  Periodistas.