Se fortalece la hipótesis del atentado contra residencia oficial del gobernador

Se desvanece la supuesta versión oficial del asalto afuera de la residencia del gobernador Graco Ramírez y se fortalece la hipótesis del atentado, luego de ponerse al descubierto los protocolos con los que deben de actuar los escoltas asignados a la protección del Ejecutivo Estatal.

De acuerdo a versiones de escoltas, compañeros de Josué Barreto Cardozo, escolta herido en el atentado en contra de la residencia oficial del gobernador Graco Ramírez, es falsa la versión del asalto en los hechos sangrientos ocurridos el día de ayer por la tarde.

Los escoltas entrevistados por Metrópoli Noticias y que prefirieron reservar su identidad, revelaron que con base a los protocolos establecidos, los escoltas asignados a la protección del gobernador Graco Ramírez y a la residencia oficial, tienen tajantemente prohibido intervenir en hechos aislados, como el supuesto asalto afuera de la residencia oficial, porque podrían poner en riesgo la seguridad del Ejecutivo Estatal.

“Ningún escolta puede intervenir en hechos aislados, porque ello podría implicar un ataque directo en contra del Ejecutivo Estatal. Por el contrario, ante cualquier hecho aislado o ataque directo en contra del gobernador o de la residencia oficial, se tiene que cerrar el circulo y procurar la protección física y del inmueble, no se pueden distraer, porque las consecuencias serían desastrosas”, coincidieron los entrevistados.

Indicaron que el escolta resultó herido con tres impactos de bala porque efectivamente siguió los protocolos de protección y seguridad.

“Si el escolta herido hubiese participado en la perpetración del asalto, como se dice, entonces quiere decir que no tenía el adiestramiento adecuado y peor aún no existió coordinación alguna entre el cuerpo de escoltas, lo que sería peor aún porque estaríamos hablando de la vulnerabilidad en la que se encuentra la seguridad del Ejecutivo Estatal”.

Los escoltas que dieron sus versiones con base en los protocolos, advirtieron que el principal error táctico que se cometió, fue el no tener un vehículo listo para la persecución y detención de los agresores. Esa táctica, indicaron, está en el protocolo y no se aplicó.

Las opiniones de los propios escoltas entrevistados desvanecen la versión del propio gobernador Graco Ramírez y del Comisionado Estatal de Seguridad, Alberto Capella, quienes informaron que lo ocurrido ayer por la tarde se trató de un asalto sobre una persona para despojarla de 87 mil pesos en efectivo

El titular de la Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES), Jesús Alberto Capella Ibarra, quien tuvo que salir al paso de los rumores, negó que hubiera un ataque contra la residencia oficial.

“Siendo las cuatro de la tarde, le informo que una persona que traía en su poder 87 mil pesos pretendió ser despojada por dos sujetos (de) esta cantidad de dinero. Una escolta cercano a la residencia oficial le presta auxilio y en ese momento es atacado por estos dos sujetos, resultando herido en un brazo y una pierna”.

Enseguida, Capella Ibarra insistió en que lo difundido a través de las redes sociales respecto de la movilización policiaca registrada en la colonia Vistahermosa, de Cuernavaca, no había sido un ataque contra el gobernador.

“No hay ningún ataque en contra de la residencia oficial. Estamos en busca de los dos presuntos responsables y en cuanto tengamos resultados, los vamos a informar a la ciudadanía”.

Cabe destacar que se montó un operativo policíaco que se extendió por una buena parte de Cuernavaca e incluyó el uso del helicóptero asignado a la CES. Sin embargo, el funcionario no aclaró si los presuntos asaltantes consiguieron despojar a la víctima del dinero. Tampoco abordó el hecho de que esa zona siempre está vigilada por elementos policiacos y aun así ocurrió el ataque.