Nuevo desfalco de Graco Ramírez; destinó 58 mdp a la construcción de un rastro en Miacatlán, que quedó inconcluso

Graco Ramírez destinó 58 millones de pesos a la construcción de un rastro en Miacatlán que pretendía alcanzar una certificación Tipo Inspección Federal (TIF), con una capacidad para sacrificar a 100 bovinos por día, pero la obra no concluyó.

El proyecto está detenido y así continúa debido a que se han encontrado irregularidades durante la construcción, las cuales ya fueron denunciadas ante la Fiscalía Anticorrupción por parte de Guillermo López Ruvalcaba, titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, en la actual administración. 

El funcionario aseguró que dicho rastro está concesionado a una empresa de Durango.