Graco Ramírez, el peor gobernador que ha tenido Morelos

Señalado de cometer actos de corrupción, enriquecimiento ilícito, de violar reiteradamente la Constitución local y federal, de imponer estrategias fallidas en materia de seguridad, así como el de atacar a las instituciones, Graco Ramírez se convirtió en menos de cuatro años de su gestión, en el gobernador con mayor repudio social entre los morelenses.

Ni en los tiempos de Jorge Carrillo Olea, en los que se detonó el secuestro y el narcotráfico, mucho menos del gobierno de Sergio Estrada que protegió al cártel de Juárez comandado por Juan José Esparragoza, alias “El Azul”; ni que decir del gobierno de Marco Adame que toleró el actuar del capo Arturo Beltran Leyva, alias “El Barbas”, el gobierno de Graco Ramírez del PRD y de la llamada izquierda progresista, ha sido considerado el peor de todos los tiempos por ser antidemocrático, autoritario y corrupto.

Bajo la sospecha de haberse enriquecido del erario público en sus dos primeros años de gobierno, con la adquisición de bienes inmuebles, como el caso de Las Mañanitas, Graco Ramírez es considerado el gobernador más corrupto; al grado tal, de sobre endeudar al estado de Morelos por más de ocho mil millones de pesos.

Y es que en varias transacciones quedó evidenciada la forma corrupta con la que actúa su gobierno. El caso más evidente fue la compra y venta del terreno en el que se ubicará la nueva sede del poder legislativo. El contrato de compraventa exhibía el fraude perpetrado al adquirir un predio con 70 veces más alto de su valor catastral.

El gobierno de Graco Ramírez ha sido de los más repudiados por engañar, sin ningún pudor, al pueblo de Morelos con una estrategia fallida en materia de seguridad, que sólo ha beneficiado a un grupo de empresarios que respaldan a su jefe policiaco, Alberto Capella Ibarra.

De acuerdo a las últimas encuestas sobre la popularidad y aceptación social de su gobierno, Graco Ramírez prácticamente sale reprobado, al revelarse que de cada 10 morelenses 7 califican de mala su administración, mientras que sólo 3 de cada 10 morelenses lo aprueban.

Graco Ramírez ha corrompido a la clase política y a varios medios de comunicación, con el único fin de mantener el control y la endeble gobernabilidad del estado, pues ha sido demandado en tres ocasiones con solicitudes de juicio político, que desde el congreso local los ha frenado con prebendas otorgadas a legisladores de distintos partidos políticos.

De hecho, ha sido el gobernador que ha enfrentado el mayor número de marchas ciudadanas y de movilizaciones sociales en su contra, producto de los ataques políticos que ha maquinado en contra de sus enemigos políticos o de aquellos actores que tienen amplias posibilidades de derrocar electoralmente al PRD en las elecciones del 2018.