Ninguno de los presidenciables ha dado importancia a la prevención de riesgo por desastres: académicos

Las plataformas de los cuatro aspirantes a la presidencia de la República carecen de una política pública en materia de gestión integral de prevención de riesgo por desastres naturales.

Así lo reveló un grupo de investigadores durante la presentación, esta mañana, del documento titulado: “El futuro de la gestión integral del riesgo de desastres en México: una visión de política pública desde la academia”, que entregarán a cada uno de los candidatos.

En conferencia de prensa, los nueve expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Colegio de México (Colmex), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Iberoamericana (Ibero) y el Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), denunciaron que en México toda la población está expuesta a algún tipo de riesgo (sismos, inundaciones, etc.), sin embargo, ninguno de los presidenciables “le ha dado importancia al tema”.

De acuerdo con los académicos, los fenómenos que han afectado al país en los últimos años son indicativos de la “carencia de una visión integral” en la materia, así como de la incapacidad de concebir la vulnerabilidad e impulsar la salvaguarda de la vida humana, y subrayaron que el principal déficit del marco normativo con el que cuenta México es su implementación.

El documento que será entregado a Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES), Ricardo Anaya (PAN-PRD-MC), José Antonio Meade (PRI-PVEM-Panal) y Jaime Rodríguez Calderón (independiente), recoge 30 recomendaciones generales (divididas en tres líneas temáticas) con la finalidad de “sensibilizar” a los candidatos acerca de la importancia del tema.

Entre ellas destacan: la revisión y evaluación crítica del Sistema Nacional de Protección Civil; cambiar el enfoque de protección civil por una perspectiva de gestión integral del riesgo de desastre; garantizar la implementación de políticas de ordenamiento territorial a escala nacional, estatal, municipal y local; integrar los planes actuales de atención de emergencias (DN-III, Marina y México), y utilizar un protocolo único de coordinación y actuación, entre otros.

Irasema Alcántara Ayala, investigadora y exdirectora del Instituto de Geografía, explicó que en nuestro país la falta de una política de ordenamiento territorial está directamente asociada a la construcción del riesgo de desastres.

De acuerdo con la experta, los desastres no son naturales, sino socialmente construidos. “La construcción social del riesgo implica que la transformación de los fenómenos físicos o naturales en amenazas resulta de la actividad humana”.

En su oportunidad, Sergio Puente Aguilar, de El Colmex, dijo que las políticas públicas en torno a este tema se deben plantear no para la contingencia, como se hace actualmente, sino para el mediano y largo plazos.

“Hay que pasar de una cultura de la emergencia a una de prevención y de corresponsabilidad social”, abundó.

Fuente: Proceso