De México, cinco de las 10 ciudades más violentas del mundo; Los Cabos en primer lugar

Cinco de las 10 ciudades más violentas del mundo, entre las 50 que incluyen el ranking, son mexicanas de acuerdo con el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, AC.

Y con una tasa de 111.33 homicidios por cada 100 mil habitantes, en 2017 Los Cabos fue la ciudad más violenta del mundo e ingresó por primera vez al ranking.

Con una tasa de 106.63 homicidios por cada 100 mil habitantes, Acapulco se colocó en el tercer sitio, por detrás de Caracas, que ocupó el segundo lugar con una tasa de 111.19 homicidios.

La Paz, Tijuana y Victoria también se encuentran en los primeros 10 lugares de la lista de las ciudades más violentas del mundo.

La más reciente edición del estudio periódico “Ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo”, destaca tres puntos por su importancia cualitativa y uno de ellos es el incremento de la violencia en urbes de México.

El ranking destaca que en la brasileña Fortaleza la tasa de homicidios pasó de 44.98 en 2016 a 83.48 en 2017, un incremento del 85.59% en tan sólo un año.

Pero, subraya, el disparo de la violencia homicida de Fortaleza “palidece frente al habido en Los Cabos” pues la ciudad pasó de 61 homicidios en 2016 a 365 en 2017, casi 500% más en un año.

“La violencia ha repuntado en México. En 2015 cinco ciudades mexicanas se incluyeron en el ranking; en 2017 fueron 12, la misma cifra de 2011. Ciertamente en 2017 las ciudades mexicanas estuvieron muy lejos de la tasa de casi 300 homicidios por cada 100 mil habitantes que alcanzó Juárez en 2010, pero el incremento de la violencia es innegable”, enfatiza la medición.

Y ante la pregunta de por qué ocurre esto la organización refiere que se debe a que se ha hecho lo contrario que en Honduras, donde el índice de homicidios bajó en más del 50%.

Dice el Consejo:

En México “no hay una acción para la erradicación sistemática de las milicias privadas de los grupos criminales y se ha permitido que la impunidad llegue a los peores niveles jamás registrados”.

En Honduras se registró una “pronunciada y rápida disminución de los homicidios”, según la medición.

En 2016, señala, en San Pedro Sula se registró una tasa de 112.09 homicidios por cada 100 mil habitantes, pero en 2017 fue de 51.18: una baja del 54.34% en tan sólo un año.

Así, la urbe pasó de la tercera posición en el ranking en 2016 a la 26 en el de 2017 (y ocupó el primer lugar mundial en los años 2011 a 2014).

En 2016 en el Distrito Central se registró una tasa de 85.09 homicidios por cada 100 mil habitantes, pero en 2017 fue de 48.00: una baja del 43.59% en tan sólo un año. Y con ello pasó de la posición cuarta en el ranking de 2016 a la 35 en 2017.

Estas reducciones extraordinarias, explica la organización, no ocurrieron por casualidad, sino que “son el resultado de un encomiable esfuerzo del gobierno de Honduras por erradicar en forma sistemática a células de grupos criminales, reducir la impunidad y actuar contra los delitos, distintos a los homicidios, que cometen las pandillas, así como poner orden en las prisiones”.

El tercer punto que destaca el ranking se refiere a Venezuela, donde hay una “creciente dificultad para reconocer la magnitud de la violencia”, además del fenómeno demográfico que está sufriendo ese país.

Desde años anteriores, pero sobre todo en 2017, existe un nuevo fenómeno que expresa “la muy grave crisis” que enfrenta Venezuela en todos los órdenes: la creciente incapacidad de contar a sus muertos.

Ante datos oficiales, añade la organización, la información de la prensa sobre el tema en 2017 fue mucho más escasa que en años anteriores, menos periódica y menos específica por lo que hace a la incidencia en las ciudades. Por ello salieron del ranking dos ciudades de Venezuela, sin que se tenga la certeza de que no deberían figurar.

Por otro lado, refiere, Venezuela está enfrentando un acelerado proceso de despoblamiento. Cuatro millones de sus habitantes han abandonado el país y más de la mitad de ellos en los últimos tres años.

Como resultado las estimaciones oficiales de población no son reales, ni tampoco las tasas de homicidios basadas en ellas. Son más altas, afirma el Consejo.

Además, refiere que de las 50 ciudades del ranking 17 se ubican en Brasil, 12 en México, cinco en Venezuela, cuatro en Estados Unidos, tres en Colombia, tres en Sudáfrica, y dos en Honduras. También hay una ciudad de El Salvador, Guatemala, Puerto Rico y Jamaica.

Y destaca que “la abrumadora mayoría de las 50 ciudades más violentas del mundo se ubican en América Latina”, con 42 urbes.

En las 50 ciudades la tasa promedio fue de 59.17 (41,430 homicidios dolosos entre 70,016,008 habitantes). Pero sólo las primeras 16 ciudades superaron ese promedio.

Fuente: Proceso