Robo hormiga se esparce en redes; ciberpolicía no interviene

En Facebook y Twitter se ofrecen ilegalmente carritos de supermercado, fórmulas lácteas, celulares y hasta ecobicis, reporta ALTO México.

Carritos de supermercado, fórmulas lácteas, ropa, aparatos eléctricos, teléfonos celulares y hasta bicicletas de Ecobici son la clase de productos que ladrones dedicados al robo hormiga ofertan a través de grupos de Facebook, de Twitter y de los llamados marketplace como segunda mano, entre otros.

Principalmente venden no más de tres productos y van generando un mercado que demanda por encargo.

Hemos identificado ya la comercialización de productos robados a través de distintos medios electrónicos, ya sea Facebook, Twitter, WhatsApp, en los cuales las personas que ya cometieron un hecho ilícito anuncian estos productos y los ponen a la venta, lo cual es totalmente ilegal, si bien cuando una persona compra productos de este tipo que provienen de algún hecho ilícito como un robo, también están cometiendo el delito de encubrimiento por receptación”, señaló en entrevista, Karina Soriano, directora jurídica de ALTO México, empresa dedicada al tema de robo de bienes patrimoniales.

Esta empresa ha identificado también que las publicaciones en las que se oferta esta mercancía robada en redes sociales en un 80 por ciento son difundidas por hombres y en un 20 por ciento son mujeres. Las edades en las que más se cometen este tipo de delito son entre los 17 y 35 años, que son personas que tienen algún conocimiento pleno de redes sociales.

Por medio de una investigación cibernética, ALTO México ha encontrado ventas de carritos metálicos de 200 hasta dos mil 500 pesos, fórmulas lácteas para bebés que en el mercado superan los 500 pesos, las venden en 300 pesos, una Ecobici en mil 500 pesos, así como tarjetas recargables de música o programación a mitad de precio.

Conforme a las investigaciones, son grupos delictivos que tienen al menos dos años operando de esta forma y los robos se incrementan en alguna temporada como la navidad, el verano o festividades como el Día de las Madres o del Niño.

“Lo hemos identificado desde 2016 a la fecha, en el cual, a través del análisis que hemos hecho de la Big Data,  podemos hacer inteligencia. Se ha ido incrementando, porque ahora es más sencillo poner esos productos a la venta en estas plataformas electrónicas y contactar a las personas. También hemos identificado que ofrecen catálogo de productos y pedidos”, señaló Soriano.

Estos productos se venden por mayoreo y también en pocas cantidades, que en este caso es donde genera mayor sospecha, porque se comprueba que proceden de algún hecho ilícito.

Se comercializan a través de bandas que roban un transporte en ruta que lleva esta mercancía para después ofertarla y, casos aislados, por personas que venden productos bajo pedido, agregó.

A pesar de las denuncias que se han hecho de estos casos de robos y ventas, las autoridades judiciales, a través de sus áreas de policía cibernética, no llevan a cabo un seguimiento de estos ilícitos, denunció Soriano.

“La intervención de la autoridad en este tipo de delitos  no cobra tanta relevancia toda vez que se están enfocando en acciones que trascienden al tema social, por ejemplo, la policía cibernética en la Ciudad de México trabaja para hacer investigaciones encubiertos para poder identificar bandas, pero por lo regular el seguimiento a este tipo de delitos son como casos aislados”.

Fuente: Excélsior