AMLO define línea política, el PRD fracasa y mientras el PAN sigue sin candidato

AMLO: Línea política

En estos dos días (jueves y viernes) en los que Andrés Manuel López Obrador andará en Morelos en proselitismo electoral como precandidato de Morena a la presidencia de la República, se podrían generar los mensajes políticos necesarios sobre la definición en la que recaerá la candidatura al gobierno de Morelos de entre Rabindranath Salazar Solorio y Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Esto, al margen de las propias encuestas que ya se mandaron levantar en Morelos por parte de Morena, PT y PES, tendientes a medir a ambos aspirantes sobre tres ejes fundamentales: ¿Quién es más conocido? ¿Quien tiene mayor experiencia para gobernar?  y ¿Quién tiene el mejor conocimiento del Estado?

En estos momentos, hay una total incertidumbre entre los morenistas sobre cuál de los dos aspirantes, Rabín o Cuauhtémoc, se convertirá en el candidato a la gubernatura de Morelos. Es evidente que Cuauhtémoc Blanco es quien mayor popularidad tiene, pero Rabindranath Salazar, es quien tiene la experiencia y el conocimiento de la problemática en Morelos.

Por lo tanto, la incertidumbre aumentará, sobre todo, porque es una incógnita la forma en la que se calificarán los resultados de las encuestas. Es decir que elementos se van a ponderar para tomar la decisión, la popularidad o la experiencia.

De ahí que la visita que emprenda este jueves y mañana viernes Andrés Manuel López Obrador por Morelos, será clave tanto para Rabindranath Salazar como para Cuauhtémoc Blanco; incluso para el propio Manuel Martínez Garrigós, quien supuestamente, estará incluido en la medición de las encuestas.

En política, cualquier mensaje discursivo o corporal, sirve para enviar línea política a favor o en contra. Por lo tanto podría ser definitorio el trato que les dé Andrés Manuel López Obrador a Rabindranath Salazar, a Cuauhtémoc Blanco y a Manuel Martínez; incluso lo que les diga públicamente o en privado.

Si el precandidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, decide no dar línea para ninguno de los tres aspirantes, entonces la incertidumbre se convertirá en una especie de desesperación política al interior de Morena, del PT y del PES, que podría llegar a perjudicar la alianza en Morelos.

En consecuencia Rabín, Cuauhtémoc y Garrigós tendrán que asumir los resultados de las encuesta y la calificación que se formule sobre los resultados de las mediciones para definir al candidato.

Lo cierto, es que en Morelos Andrés Manuel López Obrador no necesita de la popularidad de Cuauhtémoc Blanco, ni de la experiencia de Rabindranath para ganar la elección, pues de acuerdo a los resultados de la ultimas dos elecciones presidenciales, Morelos es un bastión electoral del “Peje”.

Aquí, Andrés Manuel venció al panista Felipe Calderón y al actual presidente, Enrique Peña Nieto. Morelos, se podría advertir, es andresmanuelista. Y no dudamos que el próximo primero de julio gane nuevamente la elección.

Si de estrategia electoral se tratara, Cuauhtémoc Blanco tendría que ser candidato al Senado o a una diputación federal, para poder acompañar a Andrés Manuel López Obrador por todo el territorio nacional y entonces sí, sumarle votos, porque en Morelos los 400 mil sufragios que podrían conseguir cualquiera de los dos aspirantes no le sirven de gran cosa al precandidato presidencial.

No debemos soslayar que la fama nacional e internación de Cuauhtémoc Blanco esta ligado con el futbol y en este año se juega el mundial, lo que significa un elemento adicional para que el ex futbolista realice campaña con Andrés Manuel López Obrador.

Y si de estrategia electoral se tratara, entonces debería ser apuntalado Rabindranath Salazar a la gubernatura de Morelos, para generar una gran reconciliación política y social con los morelenses, que tanta falta le hace a Morelos, ante el grave deterioro que sufre por el gobierno de Graco Ramírez.

A diferencia de Cuauhtémoc que es defeño (tepiteño), Rabín es morelense y esta condición le permitiría, incluso, el respaldo de otras fuerzas políticas que no tendrán posibilidades para competir por la gubernatura.

PRD: El Fracaso

Como era de esperarse el PRD que dirige Hortencia Figueroa fracasó en su intento por construir en Morelos la alianza “México al Frente” con el PAN y Movimiento Ciudadano y en consecuencia, irá a la competencia electoral por la gubernatura en coalición únicamente con el PSD; el partido local de los hermanos Julio y Roberto Yáñez.

Era evidente que fracasaría la alianza PRD-PAN-MC en Morelos por una simple razón: la imposición de la candidatura de Rodrigo Gayosso al gobierno del Estado, divide, resta y confronta, más que sumar. Así que los culpables del fracaso tienen nombre y apellido Graco-Gayosso

Por lo tanto, el PRD irá prácticamente sólo a las elecciones el primero de julio, con lo que se confirma la hipótesis planteada hace dos días en este espacio y que es la ruta de la monarquía; el intento de que Graco Ramírez le herede el poder a su hijastro Rodrigo Gayosso.

En ese desmedido objetivo, Matías Quiroz será el coordinador de la campaña de Gayosso Cepeda y Fernando Pacheco el responsable de armar la estructura electoral del PRD; ambos con el suficiente poder para usar tanto el aparato gubernamental de la Secretaría de Gobierno, como la del IEBEM.

La estrategia es clara, sólo que no han medido un elemento clave: el descrédito y la desconfianza social en el que están sumergidos tanto el gobierno, como el PRD, los pone en la antesala de una virtual derrota electoral.

Esto, obligará a Hortencia Figueroa a Matías Quiroz y al propio Rodrigo Gayosso a contener la inminente desbandada de perredistas que se irán a Morena y paralelamente, buscar alianzas de facto con grupo políticos inconformes por la definición de las candidaturas al interior de sus respectivos partidos políticos, a través de la estrategia de la coacción.

PAN: Sin candidato

Y por si fuera poco, la alianza conformada por el PAN y Movimiento Ciudadano para competir juntos por la gubernatura del Estado, significó un fuerte revés para el PRD de Graco Ramírez, quien cada vez más, ve perdida su estancia en Morelos.

La alianza del PAN y Movimiento Ciudadana nació coja, porque carece de un visible candidato a la gubernatura. Por un lado se habla de la posibilidad de que el doctor Víctor Caballero Solano pueda ser el abanderado de dicha coalición y por el otro, se dice que andan en busca de un candidato con un mayor perfil ciudadano, específicamente de un empresario.

Se mencionó al empresario Juan Pablo Rivera Palau como la visible propuesta. Empero apenas y surgió su nombre y fue descartado de inmediato por la dirigente estatal de Movimiento Ciudadano, Jessica Ortega.

Lo mejor que le podría pasar a esa alianza del PAN y MC, es la postulación del doctor Víctor Caballero Solano, quien sería el que podría unificar a los grupos de panistas, que no sólo están divididos, sino confrontados.

Víctor Caballero reúne las características y el perfil suficiente para ser el candidato, pues no sólo tiene una limpia trayectoria, sino que además es de los pocos aspirantes honorables y honestos de Morelos.