Congreso: Los pleitos / UAEM: Crisis Financiera

La coalición “Juntos Haremos Historia”, conformada por Morena, PT y PES ganaron los 12 distritos locales en las elecciones del pasado primero de julio y lograron meter a una diputada más por la vía plurinominal. Así, llegaron a acumular 13 diputaciones, suficiente para tener el control absoluto del Congreso del Estado.

Esta coalición logró obtener el respaldo electoral y social de una mayoría histórica, gracias al movimiento que emprendió Andrés Manuel López Obrador desde el 2006. Muchos candidatos de la coalición ganaron por méritos propios, otros, en su mayoría, ganaron por dos singulares marcas: Morena y AMLO

Se autoengañan aquellos candidatos electos que piensan que los ciudadanos votaron por ellos, pues en realidad la candidatura de Andrés Manuel López Obrador se convirtió en un fenómeno electoral imparable. La sociedad se volcó por esas dos opciones: Morena y AMLO, no por el PES, ni por el PT, que también fueron beneficiados electoralmente por el efecto López Obrador.

Al Congreso del Estado llegaron diputados emanados por la coalición “Juntos Haremos Historia y electos por el fenómeno Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, de esos 13 legisladores locales, cada cual llegó por su singlado. Es decir por las siglas partidistas que representaban dentro de dicha coalición.

De esa forma, ocho legisladores llegaron por Morena, dos más por el PES y otros 2 por el PT. Esta votación permitió la llegada de una diputada más por la vía plurinominal: Tania Valentina, con lo que el PT aumentó a tres el número de curules.

La composición y la correlación de fuerzas de lo que debió ser la conformación de la nueva legislatura local, la mandataron los ciudadanos con la emisión de su voto. Por lo tanto, en esa lógica electoral y de acuerdo a la Ley Orgánica del Congreso del Estado, Morena debió haber presidido la Junta Política y de Gobierno, el máximo órgano político.

Y es que ni el PES ni el PT, podrían presidir la Junta Política, por no representar el 20 por ciento del total de los integrantes del Poder Legislativo, equivalentes a 4 diputados. Aunado a ese escenario, la falta de operación política de los morenistas y en específico del diputado Javier García, así como la pésima intervención de negociadores de Morena, provocaron la confrontación al interior de la coalición “Juntos Haremos Historia”.

Ese fue el punto de quiebre para que los diputados del PT y PES, junto con los operadores políticos del gobernador electo, Cuauhtémoc Blanco, lograran convencer a tres diputados a abandonar las filas de Morena para integrarse a ambas bancadas y neutralizar a los lopezobradoristas, quienes al final perdieron una de varias batallas que van a tener que enfrentar.

Los morenistas que abandonaron el barco y que de alguna forma le dan la espalda a Andrés Manuel López Obrador son; José Casas, Andrés Duque y Marco Zapotitla, El primero de ellos se refugió en el PT, con el único objetivo de que ese partido alcanzara los cuatro diputados que exige la Ley Orgánica para poder presidir la Junta Política y de Gobierno.

Los otros dos ex morenistas, se adherirán al Partido Encuentro Social, también con el mismo objetivo y para generarle un contrapeso a los 5 diputados de Morena, que desde un inicio cometieron el error táctico y estratégico de confrontarse con el gobernador electo, Cuauhtémoc Blanco; cuando tienen los tres siguientes años para hacerlo.

Pese a su mayoría legislativa, el grupo parlamentario de Morena quedó fuera y excluido por sus aliados electorales, de cualquier órgano de dirección y control político dentro de la legislatura local.

Perdieron la presidencia de la Mesa Directiva, porque los operadores de Cuauhtémoc Blanco lograron construir una mayoría en favor del diputado del PES, Alfonso de Jesús Sotelo. Y el día de ayer perdieron la Junta Política y de Gobierno, que recayó en la legisladora plurinominal del PT, Tania Valentina, quien les dio la vuelta con una buena operación política.

Así que la fuerza de Morena quedó reducida a casi nada y no dudamos que los diputados morenistas sean aún más castigados con la designación de comisiones intrascendentes. A Morena le hacen falta operadores políticos y liderazgos, que no tiene en estos momentos, porque los que intentaron negociar, sólo se pelearon.

*UAEM: Crisis Financiera

La Universidad Autónoma del Estado de Morelos atraviesa por la peor de sus crisis financieras, al grado tal que en esta misma semana podrían los sindicatos académicos y administrativos declararla en huelga laboral. La máxima casa de estudios enfrenta un déficit de mil 600 millones de pesos y requiere en estos momentos de 650 millones para poder salvar el año sin sobresaltos. Algo imposible.

Este día, el rector Gustavo Urquiza acudió al Senado de la República en donde sostuvo un encuentro con la senadora Lucía Meza Guzmán, con el objetivo fin de operar acuerdos que permitan generar un rescate financiero urgente a la UAEM.

Lo cierto es que hay más de 43 mil universitarios en riesgo de quedarse sin clases. Ellos serán los más afectados.