El proyecto del Cuau

Las evidencias apuntan a que Cuauhtémoc Blanco no forma parte de la Cuarta Transformación, propuesta y encabezada por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, sino que está siendo utilizado para la construcción de una alternativa partidaria y política diferente: el Partido Encuentro Solidario, una organización de fundamentos conservadores y ultraderechistas, que se ha vuelto completamente pragmática, alejando incluso a muchos de sus fundadores y aceptando en sus filas a quienes en nada se identifican con el cristianismo y el evangelismo contemporáneos, que enarbolan la bandera de la democracia cristiana.

Es muy probable que Hugo Eric Flores, fundador del PES (el que perdió su registro como partido político nacional y que está intentando obtener uno nuevo) le haya vendido la idea al hoy gobernador formal de Morelos de que su rentabilidad electoral puede llevarlo en 2024 a la silla presidencial. Aunque para algunos esto suene a broma pesada, para otros es una posibilidad que los catapultaría al poder federal, y se lo están tomando en serio, por absurdo que parezca.

Sin embargo, para Flores y José Manuel Sanz Rivera, éste último ahora ya miembro distinguido del PES, la construcción de una opción política diferente a Morena, el partido Andrés Manuel, es la apuesta que quieren jugar, teniendo al Cuau como el ex ídolo futbolístico que les dará tanto la plataforma política, como el acceso a recursos económicos y los votos necesarios para que el nuevo PES no desparezca como el anterior. La candidatura del Cuau a presidente de la República no sería problema, siempre que logren el registro del PES y no lo vuelvan a perder en las elecciones intermedias del 2021, posibilidad real dada la escasa votación que tuvieron el año pasado.

Sacrificar el futuro político del Cuau sería lo de menos para sus allegados, comenzando por Flores y Sanz mientras logren conservar el registro y seguir viviendo muy lejos de la austeridad republicana que promueven López Obrador y Morena. De dientes para afuera podrán decir que apoyan al presidente y a la Cuarta Transformación, pero en la práctica están construyendo un proyecto de oposición al  presidente y su partido.

Para iniciados

Para logarlo ya encontraron en el flamante y advenedizo diputado federal, Jorge Argüelles Victorero, al operador político ideal: pragmático, sumiso y que no duda para mentir respecto a la manera en que están creciendo artificialmente una bancada legislativa local, buscando el nuevo registro del PES y aparentando la suma de voluntades por el bien de Morelos.

En realidad, en Argüelles tienen a un operador que les será fiel, como lo fue al PRI, hasta que no cumplan con sus exigencias en algún momento y considere declarar que el PES local y el posible nuevo PES nacional ya no son lo que eran y decida renunciar y buscar otra forma de logar sus aspiraciones, como lo hizo con el PRI. ¿Y cuáles son esas aspiraciones? La más cercana es ser el siguiente gobernador fuereño de Morelos.