Flor Dessiré: Ratificación

Los diputados del Congreso del Estado no tienen otra opción que la de ratificar en la dirección del Instituto de la Mujer a la feminista Flor Dessiré, jurídicamente no tienen otra salida, ni otra ruta, pues así lo mandató un juez federal.

Por lo tanto, en la sesión parlamentaria del día de hoy, los legisladores tendrán que ratificar en el cargo a Flor Dessiré, quien ha mostrado madurez y sensibilidad política frente al amparo que promovió el líder de los transportistas, Dagoberto Rivera Jaimes, en contra del proceso de designación de la directora del Instituto de la Mujer.

Quizá el único pecado de Flor Dessiré haya sido que fue designada por los diputados de la peor legislatura local que ha tenido Morelos. Sin embargo y hay que decirlo, ella se registró con base a la convocatoria que se publicó y frente a la cual se registraron varias mujeres con reconocida trayectoria, similar a la de la activista.

Sin duda, su designación como directora del Instituto de la Mujer, que ya goza de otoño la plena, tuvo que pasar por una serie de filtros. En este contexto, no debemos de soslayar que la intención de los anteriores diputados consistía en imponer en dicho cargo a la entonces diputada Hortencia Figueroa.

De hecho, el recurso de amparo promovido por Dagoberto Rivera Jaimes y mediante el cual se alegaba una especie de discriminación en contra de los barones, por no estar considerados dentro de la convocatoria, estaba dirigido a frenar la intención de que se impusiera a Hortencia Figueroa en el cargo, en un proceso por demás desacerado.

Nadie calculó, ni el propio Rivera Jaimes, que sería Flor Dessiré la ungida por la mayoría de los diputados locales para ocupar la dirección del Instituto de la Mujer. Y es que en términos reales, todo estaba preparado para que fuera Hortencia Figueroa, tan es así que los diputados de la peor legislatura local, aprobaron reformas para darle autonomía plena al instituto, pues el objetivo consistía en dejar asegurada en un empleo por seis años a su compañera y entonces presidenta de la mesa directiva.

El juicio de amparo de Dagoberto Rivera Jiames procedió y el juez federal otorgó la suspensión y ordenó al Congreso del Estado, a la actual legislatura, revocar el nombramiento de Flor Dessiré. En consecuencia, los integrantes de la Junta Política y de Gobierno, dirigida por la legisladora Tania Valentina, aprovecharon la coyuntura jurídica para destronarla y buscar los mecanismos que les permitieran designar a otra mujer afín a sus intereses políticos.

No obstante y en una negociación política entre Dagoberto Rivera y Flor Dessiré, se determinó el desistimiento del juicio de amparo, mismo que procedió y en consecuencia, el juez federal de la causa resolvió sobreseer el amparo y dejar las cosas como se encontraban. Es decir, con la permanencia de Flor Dessiré en la dirección del Instituto de la Mujer.

Incluso el juez federal ordenó al Congreso del Estado a respetar el derecho de Flor Dessiré a ostentar el cargo por el cual fue elegida por la anterior legislatura. Por lo tanto, los actuales diputados no tendrán otra opción que la de ratificarla en el cargo, de lo contrario estarían incurriendo en un desacato judicial.

No dudamos que la activista defensora de los derechos de las mujeres hará un buen papel y desempeño al frente de dicho instituto, sobre todo porque conoce perfectamente lo que se requiere hacer en favor de la mujeres que son constantemente violentadas, no sólo en sus derechos humanos fundamentales, sino que incluso física y psicológicamente.

Todos conocemos la trayectoria de Flor Dessiré y está claro que es una mujer que se ha destacado por la férrea  protección y defensa de las féminas. No debemos soslayar que en estos momentos, son mujeres quienes integran mayoritariamente el Congreso. Por ello, es evidente que serán congruentes y actuaran conforme a derecho.