Graco Ramírez hizo de Alejandro Vera un mártir y en el camino sepultó al PRD

Alejandro Vera: Mártir

Más allá de sus responsabilidades o no en el manejo de los recursos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, el rector de la UAEM, Alejandro Vera Jiménez se convirtió de víctima a mártir político, gracias a la desesperación de Graco Ramírez por nulificarlo de su participación en las elecciones del 2018.

Alejandro Vera es un mártir político del régimen de Graco Ramírez, por donde se le quiera ver. La persecución política institucionalizada desplegada desde el propio gobierno en contra del rector de la UAEM, no sólo ha sido feroz, sino violenta.

Alejandro Vera ha resistido todos los embates fraguados y maquinados por Graco Ramírez, quien ha utilizado al Poder Legislativo, a la Entidad Superior de Auditoria y Fiscalización (ESAF), a la Fiscalía Anticorrupción y al propio Poder Judicial y no ha podido. En todos sus intentos por destituirlo de la rectoría y encarcelarlo han fracasado.

Primero se intento destronarlo a través del Congreso del Estado. Para ello, Graco Ramírez utilizó al entonces presidente de la Mesa Directiva, el priísta Francisco Moreno Merino, protagonizó toda una campaña de desprestigio en contra de Alejandro Vera Jiménez; campaña que derivó en ordenar la realización de una auditoria por parte de la ESAF.

Francisco Moreno Merino al final fracaso en su campaña contra la UAEM, al darse cuenta que sus principales socios eran los consultores financieros de la Universidad y del rector Alejandro Vera Jiménez. Además que no tenía la calidad moral, por el desvío de recursos que ya había causado a las finanzas del Congreso.

Luego, Graco Ramírez uso a la ESAF y a la Fiscalía Anticorrupción para emprender una demanda penal por el delito de peculado. Vicente Loredo realizó la auditoria y Juan Salazar la judicializó. El juez del sistema oral decretó la inocencia de Alejandro Vera Jiménez, ante las fallas en la integración de la denuncia y en el desahogo del juicio por parte de la Fiscalía Anticorrupción.

Y ahora Graco Ramírez manipula al Poder Judicial del estado y a la Fiscalía Anticorrupción, a la Fiscalía del Estado y a la Comisión Estatal de Seguridad para montar todo un operativo para catear y aprehender al rector, Alejandro Vera Jiménez.

Su desesperación llego al grado irracional de hasta amenazar al juez penal de manipular la ley para sus excesos y para saciar su ira y odio. Todo lo hicieron mal, por ello, el rector la libró nuevamente al obtener la protección de la justicia federal en contra de la ilegal orden de aprehensión.

¿Por qué todo le sale mal a Graco Ramírez? por una simple razón hay una silenciosa rebeldía en su contra al interior de esas instituciones que ha usado en contra del rector, porque saben perfectamente que se trata de una obcecada venganza personal.

Graco Ramírez odia al rector porque fue la UAEM el único contrapeso real que tuvo en los últimos tres años de su gobierno. Fue Alejandro Vera Jiménez quien golpeó al gobierno a tal grado que provocó que Graco Ramírez se tambaleara de la gubernatura.

La defensa de los pueblos como Huexca en contra de la termoeléctrica, de los transportistas, de las víctimas de la violencia y homicidios, así como el escándalo de las fosas clandestinas de Tepalcingo y Jojutla, llevaron a Graco Ramírez a su desprestigio. Fue desde esos momentos en que su gobierno se empezó a descomponer. De ahí el odio institucionalizado hacia Alejandro Vera.

Graco: Sepultó al PRD

Y es precisamente ese desprestigio en el que ha caído el gobierno de Graco Ramírez, la causa principal de que el PRD este, desde ahora, sepultado electoralmente. Aún y cuando pretendan organizar y ejecutar una elección de Estado, el hartazgo hacia el gobierno ocasionará la peor de las derrotas de este partido político.

La gente esta dispuesta a recibir todo lo que el gobierno les dará, pero difícilmente votarán por el PRD. Ese es un hecho innegable. Los morelenses llegaron al hartazgo y éste se reflejará en las urnas en el 2018.

Los excesos en el ejercicio del poder, las sospechas de corrupción, las mentiras en materia de seguridad, las venganzas y persecuciones políticas en contra de sus enemigos, los actos de represión social, los proyectos autoritarios, el mal manejo de la distribución de los víveres para los damnificados del sismo, la pésima estrategia para la reconstrucción y la imposición para que Rodrigo Gayosso, su hijastro, sea candidato a la gubernatura, han llevado a Graco Ramírez al descrédito, desprestigio y hartazgo social.

Al interior del PRD las candidaturas ya están repartidas entre los incondicionales del dirigente estatal; no se le ven pies ni cabeza y por si fuera poco nadie quiere aliarse con ese partido, porque ven en el horizonte la derrota electoral, producto, también de una política partidista de coacción, represión y amenazas.

PAN: La Definición

De hecho, el desprestigio del gobierno de Graco Ramírez y el desgaste del dirigente estatal del PRD, Rodrigo Gayosso, fueron los principales elementos que se esgrimieron al interior del Consejo Estatal del PAN, para rechazar una alianza con el PRD y para la construcción del Frente Ciudadanos por Morelos, que desde el domingo pasado, dejó de existir.

Los panistas no se equivocan en todos sus escenarios, pues ir juntos con el PRD, es ir a una derrota electoral segura en el 2018. Le conviene más al PAN competir sólo o con otros partidos políticos que participar en la elección de Estado que ya prepara Graco Ramírez con todos los recursos que se supone deberían de ir a favor de los damnificados del sismo del pasado 19 de septiembre.

El Plan A: El Frente Ciudadano por Morelos, ya se le cayó a Graco Ramírez y es evidente que su partido, el PRD se quedará sólo en la contienda. De ahí que no dudamos que echen andar el Plan B: Construir alianzas de facto con grupo de priístas y me refiero a las corrientes de Amado Orihuela y de Marisela Sánchez Cortés, que siempre le juegan a ganar, perdiendo.

Amado Orihuela y Marisela Sánchez preparan ya las maletas para los millones de pesos que les dará Graco Ramírez para movilizar sus estructuras a favor de las aspiraciones de Rodrigo Gayosso, pues es evidente que ante el gobierno fallido, se requerirá de acuerdos y pactos para garantizar la impunidad en el séptimo año del gobierno graquista. No dudamos que el PANAL, los maestros pues, se unan a ese proyecto, lo cual sería desastroso para ellos.