La magistratura más cara de la historia

El presidente del Colegio de Abogados Fiscalistas del Estado de Morelos, Alejandro González Chévez, condenó la obscura negociación que hicieron los diputados del legislativo local, con el magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa, Orlando Aguilar Lozano, a fin de que a cambio de que éste se desistiera del amparo 219/2018, obtuviera por vía fast-track su jubilación y así no tener obstáculo para imponer en su lugar al director Jurídico del legislativo, Humberto Serrano Guevara.

Esta -dijo- será la magistratura más cara de la historia en el estado de Morelos, pues en los hechos los legisladores “compraron” con cargo vitalicio al erario, el desistimiento del amparo interpuesto por Orlando Aguilar. Para ello, no les importó modificar la orden del día de la sesión del pasado martes y pasar por alto el procedimiento normal de toda solicitud de jubilación, para después -sin mayor trámite- votar favorablemente la pensión.

González Chévez, quien participa en el proceso para designar al nuevo magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa, informó que desde un inicio se había anticipado que quien será designado es el director Jurídico de la Cámara de Diputados, Humberto Serrano Guevara, esto sin importar la trayectoria y experiencia de los demás concursantes, ni los ensayos que éstos entregaron.

Apuntó que la suspensión definitiva otorgada por el Juez Segundo de Distrito al magistrado a sustituir, Orlando Aguilar Lozano, retrasó los planes de los diputados, quienes a sabiendas de que pronto se irán de campaña, les urgía hacer lo más pronto posible la designación de su director jurídico como nuevo magistrado, de allí que contactaron al quejoso para ofrecerle la jubilación por la vía rápida, a cambio de su desistimiento.

Recordó que Serrano Guevara llegó a la Dirección Jurídica del Congreso del estado, por designación hecha por el diputado Francisco Moreno Merino, entonces presidente del legislativo. Es recordado por haber despedido con malos modos a las edecanes que allí laboraban y por haber colocado a toda su familia en el aparato de gobierno, pues impuso como subdirectora jurídica a su esposa Ana Lilia Reyes Macedo (a quien pretende dejar en su lugar una vez que él se vaya de magistrado); “contrato” también en la misma dirección a su hijo Jorge de Jesús Serrano Reyes y a su otro vástago, Rafael Humberto Serrano Reyes, lo colocó -siempre con el apoyo del diputado Francisco Moreno-, en la Consejería Jurídica del Gobierno del estado de Morelos sin tener título de abogado.

El presidente del Colegio de Abogados Fiscalistas, quien también se desempeñó como Director de Ejecuciones y Procedimientos de la desaparecida Auditoría Superior de Fiscalización, dijo que el Tribunal de Justicia Administrativa será uno de los pilares más importantes en el nuevo Sistema Anticorrupción, pero si desde ahora se designan magistrados “carnales” con tantos cuestionamientos, el sistema nacerá podrido.

Finalmente dijo que ahora lo único que puede detener los mezquinos planes de los diputados, son los amparos 1682/2017 y 1915/2017, ambos promovidos por Guillermo Arroyo en el Juzgado Octavo de Distrito en el Estado de Morelos.

Así que el poder se sigue administrando no con base en los intereses de la sociedad, sino más bien, con base en acuerdos inconfesables, pactos de impunidad y complicidades, así como en los intereses patrimoniales de grupos e individuos impresentables.

Twitter: @Patrio74

www.facebook.com/JaimeLuisBritoV