La Monarquía de Graco, el gabinete vulnerable y el autodescarte de Javier Bolaños

Graco: La Monarquía

La salida de Matías Quiroz de la Secretaría de Gobierno y de Fernando Pacheco como titular del IEBEM, evidencia la desesperada estrategia de Graco Ramírez por fortalecer electoralmente al PRD y la candidatura de -su hijastro- Rodrigo Gayosso, a la gubernatura del Estado.

Estrategia que no sólo deja vulnerable a una de las áreas más importantes y sensibles de cualquier gobierno, que es la política interna en la que descansa la gobernabilidad, sino que además denota la decisión de Graco Ramírez de apostarle todo para instaurar en Morelos una monarquía, al pretender heredarle descaradamente el poder a su hijastro Rodrigo Gayosso.

Matías Quiroz y Fernando Pacheco son los hombres leales y de todas las confianzas de Graco Ramírez. De ahí que, ambos, serán los operadores políticos para intentar levantar electoralmente al PRD y al candidato a la gubernatura; que por cierto, se encuentran sumergidos en el cuarto lugar de todas las encuestas.

Es evidente que la desesperada estrategia electorera de Graco Ramírez tiene dos objetivos políticos: La primera, es salvar la alianza electoral entre el PAN, PRD y MC, para ello Matías y Fernando tienen la tarea de operar políticamente para afianzar esa coalición en Morelos, pues no hay que olvidar que dentro de la coalición denominada México Al Frente, existe el acuerdo de que en Morelos el candidato a la gubernatura surgirá del PRD y a sugerencia del propio Graco Ramírez.

Si Matías Quiroz y Fernando Pacheco logran afianzar esa ansiada alianza electoral antes del 20 de enero, entonces el cambio de aspirante a la gubernatura será inminente. Es decir, se tendría que realizar el cambio de candidato ante el rechazo que existe de los panistas hacia Rodrigo Gayosso.
Por lo tanto, el candidato a la gubernatura por parte de dicha coalición sería el propio Matías Quiroz. De ahí la importancia de su salida de la Secretaría de Gobierno. En este escenario el coordinador de su campaña sería Fernando Pacheco.

Empero, si no lograr amarrar la coalición en Morelos, entonces la ruta de la monarquía seguirá su rumbo bajo el segundo objetivo político, consistente en reforzar la candidatura de Rodrigo Gayosso al gobierno del Estado en una cínica herencia del poder.

En ese objetivo, Matías Quiroz será el coordinador de la campaña de Gayosso Cepeda y Fernando Pacheco el responsable de armar la estructura electoral del PRD; ambos con el suficiente poder para usar tanto el aparato gubernamental de la Secretaría de Gobierno y del IEBEM.
Por ello la decisión de dejar en la Secretaría de Gobierno a Miguel Ángel Colín, incondicional de Matías Quiroz y como encargada de despacho del IEBEM a Yanely Fontes Pérez, brazo derecho de Fernando Pacheco, quienes en realidad trabajarán desde la estructura oficial a favor del PRD y del proyecto de la monarquía.

En cualquiera de los dos objetivos, la estrategia es clara, sólo que no han medido un elemento clave: el descrédito y la desconfianza social en el que están sumergidos tanto el gobierno, como el PRD.
Matías Quiroz, nunca logró, como Secretario de Gobierno, revertir la percepción de rechazo social que existe en contra del gobierno de Graco Ramírez, tampoco resolvió los problemas sociales que enfrenta el Estado y en consecuencia como coordinador de campaña de Rodrigo Gayosso o como candidato a la gubernatura, será víctima de sus propios errores.

Gabinete: Vulnerable

Los cambios en el gabinete obedecieron más a la desesperación electoral que tiene Graco Ramírez, que a la funcionalidad de su gobierno. Con la llegada de Ángel Colín López a la Secretaría de Gobierno; de Carlos Benítez como subsecretario de Gobierno y Leonel Portillo como subsecretario de Atención Social queda vulnerable la gobernabilidad de Morelos y la política interna.

Ninguno de los tres tiene la experiencia política para enfrentar los retos de los cargos públicos en los que fueron designados, pues dentro de su paso por los puestos que ostentaban funcionaban como simples burócratas y no como operadores políticos.

Los tres nuevos responsables de la gobernabilidad, desconocen los conflictos sociales que existen en los diferentes municipios, carecen de una eficiente interlocución con los diferentes sectores sociales y hasta con los Poderes Legislativo y Judicial.

La funcionalidad política del gobierno de Graco Ramírez esta en total riesgo, por lo que se advierten graves problemas en medio de lo que será una de las contiendas electorales más violentas políticamente.

Bolaños: Autodescarte

El diputado federal por Cuernavaca, Javier Bolaños Aguilar decidió autodescartarse a ser el candidato a la gubernatura de Morelos por el Partido Acción Nacional. Esta decisión deja como advertencia la posibilidad de que en el Estado se logre la coalición entre el PRD, PAN y MC; aunque muchos panistas y hasta perredistas ven ya imposible esa posibilidad.

Javier Bolaños era el panista que estaba mejor posicionado  para la gubernatura del Estado y su decisión de bajarse de la carrera, evidencia que el PAN está sumergido en una disyuntiva: conformar la coalición o lanzar a un ciudadano como su candidato.

La semana pasada trascendió que los dirigentes del PAN andaban en busca de un empresario para postularlo como su candidato, aunque no descartaban la posibilidad de impulsar al doctor Víctor Caballero Solano como su abanderado, quien, por cierto, sería el único actor que pudiera unificar a los distintos grupos del blanquiazul.

Javier Bolaños, seguramente buscará la presidencia municipal de Cuernavaca, en donde el PAN, pretende jugarla solo como partido, sin coalición ni alianzas y en donde supuestamente las encuestas los favorecen.

Lo cierto es que el autodescarte de Javier Bolaños deja más dudas que certezas. El tema del empresario, nos dicen, va en serio y en breve se podría dar a conocer su nombre. El reto del candidato blanzquiazul será el de lograr homogenizar al PAN, antes de pensar en competir por la gubernatura. La división panista está a flor de piel.